Mario Yoris, piloto de uno de los aviones hidrantes que colaboraron para sofocar el incendio en el cerro San Javier, explicó el trabajo que realizaron.

Foto: Hernán Eroles.


Fueron muchas las personas que colaboraron para sofocar el incendio que se desató el miércoles pasado en el cerro San Javier. Los aviones hidrantes, tuvieron un papel preponderante para lograr el objetivo en las alturas.

Mario Yoris (25), piloto de uno de los aviones hidrantes que colaboraron para sofocar el incendio en el cerro San Javier, habló, y contó que su padre tiene una empresa de Aero-Aplicaciones: «de chico me enseñó a volar cuando tenía 12 años. Después me legalicé a los 17 en el Aero Club Tucumán y de a poco fuimos sacando las licencias correspondientes».
Mario relató cómo fue el momento en el cual lo convocaron a trabajar en el cerro para combatir las llamas. «Yo estaba en el campo en una pista de Garmendia. Lo llaman del Gobierno a mi papá y me dice: Mario andá a agarrar el avión y andate a San Javier a apagar el incendio».
Luego de combatir en los focos principales durante horas junto a los demás aviones, al final lograron exterminar hasta la última llama: «Se terminó el fuego en San Javier, ahora a casa», posteó tras la hazaña Mario en su Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *