El permiso sólo apunta al trámite legal, y no están contemplados los festejos.

ANTES DEL COVID-19. Los novios podían casarse en la sede del Registro Civil. Foto: Archivo LA GACETA

Con ceremonias reducidas, resguardando las medidas sanitarias y sólo en lugares habilitados. Esas son algunas de las pautas que las autoridades están evaluando para volver a habilitar el trámite legal de la celebración de casamientos en Tucumán. «Hay muchísimos pedidos de ciudadanos en ese sentido, no sólo de quienes han visto suspendidos sus turnos durante el aislamiento social, sino también durante la cuarentena. Por eso, ya estamos trabajando en el protocolo», confirmó la directora del Registro Civil de la Provincia, Carolina Bidegorry.

La funcionaria se reunió hoy con la ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse, quien a su vez integra el Comité Operativo de Emergencia (COE) de Tucumán. Este es el organismo que, sobre la base de las indicaciones efectuadas por los especialistas en salud, resuelven si corresponde habilitar una actividad, y de qué manera.

En este caso, el planteo elevado por Bidegorry no alcanza las celebraciones de los casamientos ni otros festejos, sino sólo el trámite legal establecido en el Código Civil. De hecho, de poder retomar las bodas en el Registro Civil, estarán caracterizadas por las medidas contra el coronavirus.

«La repartición nunca dejó de trabajar en este tiempo, porque estaban operativas las actas de defunción y los registros de nacimientos. A eso se fueron sumando otras áreas, como los DNI y el Archivo. Ahora estamos evaluando el tema de los matrimonios», relató Bidegorry.

¿Cuáles serán algunas de las pautas que deberán tener en cuenta los novios?

Además de los dos contrayentes, de sus respectivos testigos y de quien autoriza el matrimonio, a las celebraciones civiles solían concurrir familiares y amigos de la pareja. Esto no podrá ser posible. «Vamos a analizar qué cantidad de gente tendrá permitido concurrir. Hay que tener en cuenta todas las medidas sanitarias y el distanciamiento social, que está vigente», remarcó Bidegorry. Una posibilidad, en caso de que se habiliten las bodas civiles, será que exista un tope de invitados, sujeto a la superficie de la sala donde se celebre el evento.

Por otro lado, este trámite se llevaría a cabo durante la siesta, para que no coincida con la certificación de nacimientos y defunciones y otras actividades que están a cargo del Registro Civil.

“Casarse implica siempre un trámite previo, hay que llenar el formulario previsto en el Código Civil y luego se procede a la apertura del legajo para fijar un turno”, aclaró en ese sentido la titular de la repartición.

Destacó que «no hay fechas confirmadas», ya que el pedido de autorización recién está en marcha. «Entre mañana y el viernes estaríamos presentando el protocolo», afirmó Bidegorry. La propuesta, luego, deberá ser analizada por el COE, quien comunicará la decisión.

La funcionaria insistió en que, de permitirse el retorno de los casamientos, eso no implicará la posibilidad de festejos.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *