Investigan a los abuelos de la víctima.

LA GACETA/ JOSÉ NUNO

Érica, la niña de tres años que ingresó sin vida al hospital Avellaneda ayer, habría sido asesinada. El informe de los forenses reveló que la pequeña recibió un fuerte golpe en la cabeza. Los abuelos están declarando en la fiscalía.

Todo ocurrió ayer cuando la menor de edad ingresó muerta a la guardia del hospital de la mano de su abuelo quien dijo que la había llevado al curandera y ella ahí se había desvanecido. Debido a los signos de violencia física que tenía la pequeña, los abuelos quedaron aprehendidos.

Nadie ayudó a Érica y habría fallecido por el maltrato que sufría

Hoy, mientras la pareja declaraba, llegó el informe de los forenses en el que revela que la niña falleció a causa de un golpe que sufrió en la cabeza entre el martes y el miércoles pasado.

Los vecinos de la familia, contaron que la mujer le dio un golpe a su nieta con un objeto contundente. 

El hombre también relató que se mostraba decaída desde hace varias jornadas y por ese motivo la había llevado a un curandero para que la tratara.

La fiscala Adriana Giannoni lleva adelante la investigación y podría acusarlos de homicidio debido al estado de abandono de la niña, que vivía con ellos en un asentamiento de la capital.

La Policía busca a las hermanitas y a los tías de la niña, ya que estarían pidiendo limosna en la ciudad. La madre de la víctima es adicta a las drogas y está en situación de calle, por lo que los abuelos estaban a cargo de la pequeña, dijeron los voceros.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *