Sebastián Romero fue apresado por agente de la Policía Nacional de Uruguay.
Sebastián Romero, en acción.

El día de la violenta protesta en las cercanías del Congreso de la Nación, ocurrida en diciembre de 2017, contra la reforma previsional del Gobierno de Mauricio Macri, un hombre arrojaba un mortero de fabricación casera. Ahora, sin las rastas, pero con barba, fue detenido en Uruguay, cerca de la frontera con Brasil.

Se trata de Sebastián Romero, el militante de izquierda prófugo acusado de atacar a las fuerzas de seguridad. La Oficina Interpol de Uruguay informó que Romero fue detenido cerca del paso fronterizo de Chuy, que comunica Uruguay con Brasil.

El manifestante, que se sospecha mantenía contactos con otros militantes de izquierda, está imputado por intimidación pública, daño, lesiones, resistencia a la autoridad y perturbación de la sesión del Congreso, entre otros delitos. En las redes sociales se lo conocía como el «Gordo Mortero». 

Romero, oriundo de Rosario, de 35 años, ex delegado de General Motors en Santa Fe, que fue precandidato a diputado nacional por el PSTU, ciertamente fue un enigma durante estos dos años. El Ministerio de Seguridad difundió imágenes generadas por computadora que mostraban cómo se vería, hipotéticamente, sin sus trenzas rasta. Los pedidos de eximición de prisión planteados por su defensa

habían sido rechazados en dos ocasiones, con una negativa de la Sala I de Casación presidida por el juez Gustavo Hornos en marzo de 2018.

Estaba prófugo desde diciembre de 2017 y fue apresado por efectivos de la Policía Nacional de Uruguay. En enero de 2018 el Ministerio de Seguridad de la Nación llegó a ofrecer una recompensa de hasta $ 1 millón para quien aportara datos para localizar a Romero.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *