Emilio Guagnini, abogado de Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes), dijo que mañana el juez debe resolver el pedido.

Emilio Guagnini, abogado de Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes), uno de los profesionales que defendió los derechos de la menor (Caso Lucía) durante el juicio abreviado que se realizó el 14 de febrero pasado, informó que el pedido será analizado el martes mediante una audiencia virtual.

El abogado comentó que Eliseo Amaya, abuelastro de Lucía, antes de la cuarentena fue condenado a 18 años de prisión y esa condena se mantiene firme.

«La semana pasada hemos sido notificados que tiene un pedido realizado de prisión domiciliara fundado en la situación de pandemia de Covid 19», dijo el letrado. El profesional confirmó que mañana se realizará una audiencia en donde el Juez de Ejecución de sentencia, Roberto Guyot, «va a tener que resolver este pedido que por supuesto nos vamos a oponer».

Guagnini detalló que no tiene asidero la solicitud del condenado por que la situación epidemiológica en la provincia es sin circulación viral y tampoco reviste gravedad en el sistema carcelario. «Es un pedido realmente absurdo a tres meses de la condena», aseveró.

Lucía tenía 11 años cuando su abuelastro la violó y la dejó embarazada en febrero de 2019, caso que tuvo amplia repercusión a nivel nacional e internacional

La víctima pidió la interrupción legal del embarazo (ILE), a la cual accedió después de muchas dilaciones y como la gestación estaba avanzada tuvieron que practicarle una cesárea. El bebé, que pesó apenas 600 gramos, murió a los pocos días de haber nacido, aquejado por problemas respiratorios severos, según explicaron los médicos .

El 14 febrero pasado, a casi un año del hecho, se realizó un juicio abreviado y el acusado fue condenado a 18 años de prisión por el delito de “abuso sexual doblemente agravado por el grave daño a la salud mental y física de la niña aprovechando la situación de convivencia”.

El fallo de los integrantes de la Sala V de la Cámara Penal de Tucumán, María Balcazar, Fabián Fredejas y Juana Francisca Juárez, rozó la máxima pena tipificada en los casos de abuso sexual agravado, que es de 20 años, y se dispuso que sea de cumplimiento efectivo para el acusado, quien se declaró culpable, pero no pidió disculpas.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *