El caso detectado en un camionero, que fue internado en La Rioja, tiene en vilo al pueblo del norte tucumano. Los vecinos esperan los resultados de 18 hisopados que realizó el Siprosa.

La mayoría de los pobladores de Choromoro no había tomado en serio, al principio, las recomendaciones para evitar el contagio del coronavirus. Lo admiten los propios vecinos y la comisionada rural, María Díaz. «Nos cuidábamos del dengue, que parecía algo más cercano, pero resulta que nos cayó otra cosa», remarcó la máxima autoridad de la comuna, ubicada en el norte tucumano.

«¿Quién se iba a imaginar que llegue desde China hasta aquí a Chuscha-La Higuera, en Choromoro?», se preguntó Mary Díaz, tal como la conocen en el pueblo. «Aquí, uno está tranquilo, pasa el verano en el río y pensábamos que eso no nos llegaba nunca», admitió.

«La realidad marca otra cosa: primero fue el caso de Trancas (está a 25 kilómetros de distancia) y después alguien del lugar para que empecemos a darnos cuenta de que si puede llegar. Si cada uno somos responsables de no salir hoy no tendríamos este problema», resaltó.

Los exámenes

La visita del personal de Siprosa y del área de Epidemiología llevó cierta tranquilidad a Choromoro. Ayer, el titular del Siprosa, Luis Medina Ruiz, encabezó la delegación que fue a la comuna para visitar a la familia del camionero que sigue internado en La Rioja. El joven fue detectado en esa provincia y, de inmediato, se activó el protocolo. En tanto que en Choromoro, donde viven sus padres y hermanos, el Siprosa tomó las muestras de hisopado y se esperan los resultados para hoy a la tarde o mañana.

Los médicos charlaron con los familiares del camionero. Además, expusieron la necesidad de respetar los cuidados para evitar la propagación del virus. La comisionada rural resaltó esa visita. «Cuando no hay información, la gente comienza a sacar conclusiones y empiezan los teléfonos descompuestos: que han dicho esto, que no han dicho esto otro. Por eso fue muy valiosa la visita del Siprosa. Hemos quedado todos más tranquilos», dijo.

Mary Díaz reconoció que en el pueblo están afligidos por la situación. Pero es clave cumplir la cuarentena, resaltó. «Lo más importante es que tenemos que acatar las normas. Si todos hubiésemos cumplido la cuarentena como corresponde no tendríamos estos momentos de espera y uno está afligido», señaló.

De La Rioja a Tucumán

Los padres del camionero viven en Chuscha- La Higuera. En tanto que la novia del joven internado vive en Choromoro, ubicada a unos 10 kilómetros aproximadamente. 

El vecino Jorge Chaile también admitió que al principio no se había tomado dimensión del tema. «La gente estaba muy confiada, porque cuando teníamos que usar barbijos nadie lo usaba -afirmó-; al principio, la mayoría lo tomaba como que no tenía importancia. Pero hoy creo que ya están tomando un poco más de conciencia», dijo.

Los pobladores de Choromoro esperan la comunicación del Siprosa sobre los 18 hisopados que se realizaron ayer. Mientras tanto, hoy la mayoría sigue su rutina, pero con mayor responsabilidad. Los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) van a cobrar a Trancas. Por el paro de ómnibus deben trasladarse por sus propios medios. 

En la plaza de Choromoro hoy no hay nadie. La mayoría se quedó en sus casas. La incertidumbre se instaló en el pueblo. El temor les dejó la enseñanza de actuar con responsabilidad para prevenir. «La verdad que es algo increíble -dijo Chaile-. Pensábamos que nunca iba a llegar por estos lugares: venía gente y nos decían venimos al campo porque es seguro, pero hoy en ningún lugar es seguro, porque cualquiera puede pasar de un momento a otro y deja el virus», advirtió.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *