El abogado de Herrera, Manuel Pedernera, confirmó que la ampliación de la indagatoria fue solicitada para obtener la documentación de la fiscalía.

La recopilación de datos e hipótesis no convence a la defensa de Jorge Leonardo Herrera, el único sospechoso por el crimen del padre Oscar Juárez hace dos semanas en la casa parroquial de la iglesia San Martín de Porres: el abogado Manuel Pedernera sostuvo que se les permitió ampliar la indagatoria por 24 horas para tratar de obtener en ese lapso la documentación labrada por la Fiscalía a cargo del caso para poder saber «sobre qué nos vamos a defender«.

En comunicación con LV12 ,Pedernera sostuvo que «la declaración de Herrera pasó para mañana«, y que «hemos pedido a la señora fiscal que nos dé la posibilidad de concedernos de forma digital la documentación que se está produciendo, de la que no tenemos conocimiento para poder ejercer el derecho de defensa«. Aclaró que se lo acusa de homicidio agravado.

«No es que se esté eludiendo, le estamos pidiendo a la fiscal Giannoni que se nos alcance toda la información para poder ejercer la defensa con la debida antelación para poder conocer ante tantas variables de hipótesis de investigación saber cuál es la que se ajusta»

Pedernera además se manifestó en contra de la figura de los testigos de identidad reservada: «hay declaraciones que resultan inapropiadas para el caso, porque la ley provincial que aceptó la figura de testigo de identidad reservada, ejercido para casos de crimen organizado, que en este caso entendemos que no se da«.

Sobre las diversas hipótesis que manejan los investigadores y dadas a conocer públicamente, el letrado consideró: «se habló de que era un robo ocurrido con anterioridad sin determinarse fecha, ni tiempo, ni modo en que se habría ejecutado, después que iba a robar 60 mil dólares que aparecieron fuera de la parroquia, después que tiene connotaciones sentimentales porque están vinculándolo infundadamente con la señora madre, después de la sexualidad de nuestro pupilo, después aparecieron dos cuchillos, uno descartado que tenía en su poder otro cuchillo sobre el cual hay profundas diferencias sobre quien lo halló y en el modo, muy lejos de coincidir: la persona que entrega el cuchillo dice habérselo comprado a un indigente y el mismo reconoció no habérselo vendido a ella y apareció en un lugar diferente al que se dice«.

«La propia defensa tenemos nuestras limitaciones humanas. Si nos dicen hipótesis tan variadas y encontradas y con pruebas que dan muchas dudas, es lógico que pidamos esta instancia y que pueda declarar cuando estén dadas las circunstancias, sino la defensa se vuelve una ficción«, finalizó Pedernera sobre la continuidad del caso por el crimen del padre Oscar.

Fuente: LV12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *