El presunto asesino Herrera y el legislador Ricardo Bussi

El presunto asesino del sacerdote Oscar Juárez sería una persona de conocimiento estrecho del legislador Ricardo Bussi.
Así lo indicaron fuentes oficiales que avanzan en la investigación del brutal crimen del párroco de la iglesia San Martín de Porres, señalando que «Leo» Herrera fue novio de una hija de Bussi. Aseguraron que en las próximas horas el crimen estaría esclarecido, y surgirán todos los detalles del caso.

Bussi, luego del crimen del sacerdote, había pedido la inmediata renuncia de todas las autoridades del área de seguridad.

El presunto asesino, de 30 años, es una persona de sólida posición económica, que vivía a pocos metros de la parroquia.Es hijo de la mujer que se desempeñaba como secretaria de la parroquia.Se desconoce el móvil del brutal asesinato, que podría esconder una venganza.

El comunicado oficial destacó que «con el objetivo de lograr el pronto esclarecimiento del crimen del sacerdote, la Policía de Tucumán llevó a cabo este viernes un importante allanamiento en el que se secuestraron numerosos elementos relacionados a la causa y se aprehendió a un hombre de 30 años, hijo de la secretaria del cura».
“Desde el momento del hecho, por disposición del Ministerio de Seguridad a cargo de Claudio Maley, se pusieron todos los recursos humanos y logísticos de la institución policial a disposición de la fiscal Adriana Giannoni. Junto al Equipo Científico de Investigaciones Fiscal (ECIF) del Ministerio Público Fiscal se trabajó en forma mancomunada y se realizó este allanamiento para ofrecer elementos de prueba importantes para el esclarecimiento de este hecho”, informó el jefe de Policía, Manuel Bernachi.

Como resultado de la medida dirigida por el Jefe de Homicidios Diego Bernachi y realizada en Pasaje Hernán Cortes al 3200, a metros de la Iglesia San Martín de Porres, fue aprehendido el hombre de 30 años y se secuestró el auto Peugeot blanco de la familia en el que él se movilizaba. Además, se analizarán armas blancas, prendas de vestir del sujeto con manchas sospechosas y otros elementos hallados en el domicilio.
Además, se habría secuestrado un arma blanca con la que se habría cometido el brutal crimen.

“Hasta el momento no descartamos ninguna hipótesis, pero si resulta extraño que en el lugar del hecho se hallaron numerosos elementos de valor como dinero, armas, electrodomésticos, y llama la atención que no hayan sido sustraídos. Para comprender todo estamos secuestrando estos elementos y vamos a seguir todas las líneas investigativas necesarias”, detalló Bernachi, quien supervisó el procedimiento junto el Subjefe, Rolando Gómez, y el Director General de Investigaciones, Jorge Dib.

Las fuentes informaron que llegaron a esa propiedad a partir de un seguimiento de las imágenes de cámaras de seguridad ubicadas en inmediaciones de la iglesia donde el religioso fue asesinado.

En los videos se observaba a un auto Peugeot de color blanco en la zona, en un horario coincidente con el que habría sido cometido el crimen.

La casa y el auto (a la izquierda) de Herrera, el presunto asesino del sacerdote.

Fuente: Contexto Tucuman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *