La doctora María Cecilia Lucini explicó que la contaminación ambiental y la sequía son los alérgenos que más afectan la vida cotidiana de los pacientes con esta patología.

La contaminación y la sequía, los enemigos de los alérgicos

En el país la alergia es una situación muy frecuente. Según un informe, dos de cada diez argentinos son alérgicos y el 30% no se trata. En estos meses las alergias son más frecuentes, teniendo en cuenta la contaminación ambiental y la sequía que se da en invierno. Las alergias son sinónimo de taponamiento de nariz acompañado de secreción viscosa, estornudos constantes y picazón de nariz, ojos y garganta. En este marco, la encargada de la Unidad de Alergia del hospital Centro de Salud, doctora María Cecilia Lucini, dio a conocer algunas de las causas más frecuentes y brindó algunos consejos para evitar estos trastornos.

Lucini contó que durante estos meses de invierno aumentan las consultas debido a la sequía y a la polución ambiental, siendo las patologías más frecuentes la rinitis y rinoconjuntivitis, que si bien no son enfermedades mortales, afectan mucho la calidad de vida de la persona.

«En esta época empiezan las alergias por la sequedad del ambiente y la quema de pastizales, presentando una inflamación de las vías respiratorias, lo que hace que aumenten las renitis, la secreción nasal y los broncoespasmos en pacientes que tiene una patología pulmonar o alguna patología particular», explicó.

Para la especialista en Alergia e Inmunología, el uso del barbijo y el aislamiento social fueron factores que contribuyeron a la disminución de estas patologías.

«Cuando estábamos más guardados habían bajado las enfermedades respiratorias, pero las virales. También, habían bajado las consultas pediátricas, teniendo mucho que ver el uso del barbijo. Pero ahora se suma lo del medio ambiente por la polución ambiental que tiende a afectar de sobremanera a los alérgicos», señaló.

Para la doctora es fundamental que los alérgicos eviten los cambios bruscos de temperatura, al tiempo aconseja no usar «los spray de venta libre», por lo general descongestivos, si no aquellos que son antiinflamatorios recetados por un profesional.

«El problema es cuando se tiene una rinitis crónica porque estos cambios de temperatura los trastorna todo el día», remarcó.

Según la especialista, «en general el frío lo que hace es que se aglomere más la gente y que se encierren más, pero es contraproducente porque las personas que sufren estas patologías se enferman más».

Para finalizar, indicó que la Unidad de Alergia del Centro de Salud atiende de lunes a viernes, de 8 a 12 horas, con turno programado a través de Salud Escucha 0800 4444 999.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *