La mujer y su hija, ambas ocupantes del colectivo de los contagios, pudieron volver a sus casas.

Dolores, su hija y el personal médico que las acompañó durante la recuperación. FOTO DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA PROVINCIA

María Dolores estuvo en peligro por el covid-19. Llegó a estar en terapia y el diagnóstico no era el mejor por un historial de problemas respiratorios crónicos. Sin embargo, gracias a una transfusión de plasma pudo mejorar y hoy recibió el alta para regresar a su hogar junto a su hija de 9 años, luego de permanecer en aislamiento durante más de un mes.

La mujer de 46 años fue parte del contingente que llegó el 7 de junio en el colectivo proveniente de Buenos Aires donde se produjeron múltiples contagios de coronavirus. Apenas pisó la provincia, junto con el grupo fueron trasladados a la Sociedad Rural, donde funciona un centro de aislamiento. Allí, su familia obtuvo dos resultados negativos a los hisopados para descartar la enfermedad y que esperaban el tercer testeo para volver a casa, pero el resultado esa vez fue positivo, por lo cual fueron trasladados a Horco Molle. El cuarto hisopado fue también positivo y coincidió con un malestar que sentía.

FOTO DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA PROVINCIA

Desde el Ministerio de Salud indicaron que su diagnóstico de asma complicó la situación derivando en su internación en el hospital Eva Perón. El director del efector, Javier Muntaner, contó que tanto Dolores como su hija de 9 años se encontraban en buen estado, hasta que un fin de semana la mujer empezó a desmejorar, motivo por el cual se requirió su pase a terapia intensiva.

La recuperada recordó cómo fueron esos días de incertidumbre: «aquí me asistieron, me socorrieron, me controlaron en cada momento y por eso estoy eternamente agradecida con todos, agradezco haber estado en Tucumán, su calidad humana es excelente y no se encuentra en otro lado. Ante mi desmejoría me hablaron acerca de la posibilidad de la transfusión de plasma y que podía recibirlo aquí en el hospital. Se realizó el domingo y el lunes ya era otra persona y cada día me sentía mejor. Hoy estoy con mi niña de 9 años y mi hijo de 18, estamos bien, recibimos el segundo negativo y estamos listas para volver a casa”.

Por su parte, Muntaner explicó que se obtuvieron excelentes resultados en poco tiemp. “Ella estuvo de 48 a 62 horas en terapia intensiva, recibió la transfusión de plasma y tanto los indicadores clínicos, imagenológicos, como los resultados de laboratorio mostraron una mejoría muy marcada. Se va de alta porque su hisopado de control dio negativo, pero la recuperación clínica en ella se dio incluso mucho antes”, señaló.

«Dentro de toda esta situación tan triste de la pandemia y de la angustia que genera en los pacientes, es importante que quien atravesó la enfermedad pueda sentir que dentro de todo lo malo, puede hacer algo muy bueno que es ayudar donando plasma”, sentenció el médico.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *