El Ministerio de Educación de la Nación presentó ayer el protocolo de prevención sanitaria.

Usar tapabocas será obligatorio dentro y fuera de las aulas para todos los chicos, a partir de primer grado. Los alumnos deberán mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre sí, por lo que posiblemente no podrán estar todos juntos en una misma clase. Según los casos, hará falta establecer días y horarios para alternar clases presenciales y virtuales. Para evitar aglutinamientos será necesario coordinar con el transporte público de pasajeros para que el ingreso escolar no coincida con el laboral.

Estos son algunos puntos de la “Propuesta de protocolos y recomendaciones para el regreso presencial a las aulas”, elaborada por un consejo asesor interdisciplinario e interinstitucional, que fue presentado ayer por el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. El documento Regreso Presencial a las Aulas plantea en forma puntillosa todos los cuidados y recomendaciones que deben tener en cuenta todos los demás protocolos provinciales para la vuelta a los claustros, reduciendo al máximo las posibilidades de contagio con coronavirus.

Ayer, en conferencia de prensa virtual con periodistas de todo el país, en la que estuvo LA GACETA, Trotta aclaró que el instrumento, tiene rango de “propuesta para los protocolos mínimos y obligatorios para la vuelta a las clases presenciales”. Aunque todavía no hay fecha precisa de regreso a las escuelas, “porque dependerá de la situación epidemiológica” presente después de las vacaciones de julio, se espera que las actividades se reinicien en agosto. Las excepciones son AMBA y Gran Resistencia, Chaco, señaló el ministro. Mientras tanto, el documento, de casi 70 páginas, será debatido y tratado en una próxima reunión del Consejo Federal de Educación, y luego en el ámbito del Consejo de Universidades.

Pensar en la previa

En compañía del responsable del consejo asesor del trabajo, Diego Golombek, también director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), Trotta explicó que el documento tiene dos etapas: una previa a la apertura de los establecimientos, que tiene como fin garantizar las condiciones sanitarias de los locales escolares, y otra referida al funcionamiento de la vida escolar con todas las medidas de prevención en marcha.

Trotta remarcó que la propuesta de Nación es “un piso” sobre el que las provincias deberán elaborar sus respectivos protocolos sanitarios de acuerdo a su situación epidemiológica. Pero que de ninguna manera los protocolos provinciales pueden ser más flexibles que la propuesta nacional, sí pueden ser más estrictos en las medidas de prevención.

Preparar y concientizar

“Preparar a los docentes, a los no docentes, a los alumnos y a las familias” para el regreso a las aulas, después de más de 100 días de aislamiento social, también es un desafío para la cartera educativa. Por eso el ministerio piensa lanzar en los próximos días una campaña de concientización de las medidas de higiene para evitar todo tipo de contagio. “Este es un trabajo amplio, consensuado por los más diversos especialistas, plural, que busca derribar los lógicos temores y generar una conciencia colectiva de cuidados para disminuir las posibilidades de contagios”, remarcó.

La concientización de las medidas de prevención es esencial, si se tiene en cuenta que “el sistema educativo moviliza a más de 15 millones de personas, por lo que resulta definitorio el nivel de circulación del virus en cada lugar previo al regreso”, advirtió.

Si a pesar de todos los cuidados se detecta un posible caso de covid-19- “sea confirmado o sospechoso”, se suspenderán las clases por un día para realizar una desinfección exhaustiva.

Limpiar las instalaciones con lavandina después de cada cambio de turno, mantener la ventilación natural para evitar el encierro y otras medidas (se informan por separado) se detallan en el “borrador” que será analizado entre todos los ministros de Educación.

Trotta insistió en la necesidad de “preparar” a los chicos y a los docentes para una escuela que va a ser distinta a la que dejaron en marzo. “Los recreos no van a ser iguales. Los niños no van a poder salir todos a jugar. Van a tener que crear nuevas formas de vincularse, nuevos juegos y otras formas de relacionarse para preservar la salud”, advirtió.

Fuente: LA GACETA Magena Valentié

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *