Un grupo de vecinos del barrio Villa Muñecas decidió comenzar su propia búsqueda del acusado por el crimen de Abigail Riquel.


«Le pido a las autoridades que tienen que buscarlo que se muevan, por favor. Para que mi hija tenga Justicia y ella descanse en paz”, dijo ayer ante las cámaras Pablo Riquel, el padre de Rocío Abigail, una nena de apenas 9 años que fue víctima de un abuso sexual y asesinada este fin de semana en un barrio humilde de la capital.

J.G., alias » El Culón», el principal sospechoso del crimen.

Abigail había salido de su casa el domingo para ir a jugar a lo de una amiga, pero nunca volvió. Siete horas después, tras la denuncia de sus padres, el cuerpo de la nena fue encontrado semienterrado entre montículos de tierra a 400 metros de su casa, en un descampado ubicado en las avenidas Francisco de Aguirre y Las Américas. Los resultados preliminares de la autopsia indicaron que fue asesinada mientras su agresor abusaba de ella y que, si bien el violador intentó asfixiarla, finalmente la mató con varios golpes en la cabeza con un bloque de tierra dura.

Los vecinos apuntaron directamente contra un sospechoso: un joven de 24 años que estaba detenido por un robo pero había quedado en libertad tres días antes del crimen. Fuentes judiciales indicaron que el fiscal Ignacio López Bustos, que investiga el caso, está también tras el rastro de este hombre, identificado con las iniciales de J.G y apodado “Culón”. Varios testigos declararon que lo vieron caminar junto a Abigail a la hora en que el papá de la nena contó que la víctima se fue de la casa a lo de una amiga.

Este lunes a las 15, luego del velorio y entierro de la nena, del que participaron amigos y familiares con carteles en reclamo de Justicia, una decena de vecinos del barrio Villa Muñecas se reunieron y decidieron iniciar su propia búsqueda para dar con el sospechoso. “Lo buscaremos nosotros porque la Policía no lo va a hacer. Por su bien que se entregue porque si nosotros lo encontramos primero lo liquidamos”, aseveró Mario, un vecino de 40 años, en diálogo con la prensa.

Si bien las autoridades de la fuerza aseguraron que se activaron los protocolos de búsqueda de niños, niñas y adolescentes, ni bien sus padres radicaron la denuncia por la desaparición, la familia de la nena y los vecinos de la zona criticaron duramente el accionar de la policía tucumana.

El crimen provocó la reacción violenta de los vecinos y amigos de la familia Riquel, quienes prendieron fuego la casilla donde vive la madre del sospechoso y, de acuerdo al testimonio de los habitantes del barrio, había quedado casi abandonada luego del crimen. El secretario de Seguridad de Tucumán, Luis Ibañez, dijo que horas antes del hallazgo del cuerpo de la niña, la mujer había denunciado a su hijo porque le robó una suma de dinero que, ahora se cree, está utilizando ahora para esconderse.

Mientras tanto, la Justicia ya dispuso una orden de captura contra el acusado, que podría ser imputado por el delito de «abuso sexual con acceso carnal y homicidio criminis causae“.

La autopsia reveló que Abigal Riquel habría sido abusada sexualmente y asesinada a golpes


«Le doy gracias a los vecinos por estar con nosotros en un momento así. Por ayudarnos a buscar bajo el rayo del sol a mi hijita y por cada uno que compartió la foto de ella para intentar localizarla. Gracias por no dejarnos solos”, dijo también entre lágrimas Sofia Coman, la madre de la nena.

Fuente: /Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *