En la Cámara de Transportes avalan los controles, y advierten sobre el riesgo de los choferes que llegan desde Buenos Aires.

Los empresarios nucleados en la Cámara de Transportes de Carga de Tucumán avalaron las medidas de control contra el coronavirus que dispuso el Gobierno provincial, a través del Comité Operativo de Emergencia (COE), en las fronteras con otras jurisdicciones. De todos modos, la mayor preocupación en el sector no pasa por los choferes que residen en este suelo, sino por los que vienen de zonas con circulación comunitaria de covid-19, como Ciudad y Provincia Buenos Aires.

«Por día están ingresando a Tucumán entre 700 y 900 camiones, de los cuales entre un 50% y un 60% son locales, y el resto, foráneos», indicó a LA GACETA el titular la entidad empresaria, Eduardo Reynoso.

El referente del sector participó de la reunión del COE del sábado, en la que se resolvió ampliar los controles a los camiones de carga en Tucumán. Por un lado, podrán circular sólo de 6 a 23; y por otro, se reforzaron los dispositivos sanitarios para detectar posibles afectados por el virus. La medida rige a partir de hoy.

«Luego de (las 23, los camiones) se estacionarán a los costados de la ruta, (cerca de) los controles, hasta el otro día. A las 6 se habilitará nuevamente (el ingreso), bajo un registro estricto de datos varios que le sirve tanto a la Policía como al Ministerio de Salud, con numeración telefónica del conductor y destino, por ejemplo, para que haya un seguimiento», había explicado el ministro de Seguridad, Claudio Maley, integrante del COE y encargado de esa parte operativa.

Reynoso explicó que la discusión en el Comité de Emergencia en la cual se resolvieron estas modificaciones llevó unas 5 horas, aunque primaron el diálogo y la comprensión. «Se pactó ese horario. A algunos rubros no los afecta, pero a otras actividades sí, y tuve llamados de socios que se mostraron preocupados, porque su horario de descarga es a la madrugada. Pero han entendido que estamos en una pandemia, que tenemos que adaptarnos y colaborar porque la situación lo amerita», explicó el titular de la Cámara.

En contrapartida, valoró que gracias a la reunión con el COE lograron la apertura de los accesos «por la 157 y por Las Cejas, que estaban cerrados». Con eso, indicó, se descomprime el tránsito sobre la ruta 9 y muchos camiones se evitan un rodeo de cientos de kilómetros para llegar a destino.

Refuerzo en la vigilancia

En cuanto a los controles, Reynoso señaló que no ha recibido quejas hasta el momento de los asociados. Aunque sí remarcó que hubo un refuerzo en la vigilancia epidemiológica.

Por ejemplo, ayer la Cámara de Transportistas recibió un e-mail de la ministra de Salud, Rossana Chahla, en el que se solicitaban los datos de todos los choferes que hubieran llegado desde Buenos Aires y otras regiones con alta circulación de coronavirus en los últimos 15 días. Ese correo electrónico fue redirigido a los casi 450 asociados a la entidad, y ya se están recabando los datos para que la cartera de sanidad pueda efectuar un seguimiento pormenorizado de cada conductor.

«Los choferes que van a Buenos Aires son los más expuestos, porque es la zona del país en la que estamos viendo el pico de casos. Pero los viajes que salen de acá tienen todas las precauciones: no tienen que bajarse del camión y deben implementar todas las medidas sanitarias. Con lo que hay que tener cuidado es con los camiones foráneos. El chofer que vive en Buenos Aires está compartiendo todo el día con su familia, sus conocidos, y luego se sube al camión y viene a Tucumán. Por supuesto, tiene muchas más posibilidades de tener un contagio», explicó Reynoso.

En este punto, relató que las autoridades han tomado una medida complementaria a los controles epidemiológicos en los puestos fronterizos, donde se le toma la fiebre y se le consulta por eventuales síntomas a cada ingresante.

«En la reunión con el COE, se decidió que cada camión foráneo cuenta con 12 horas para efectuar la descarga en Tucumán, además de recoger carga, en caso de que tenga que hacerlo. Por eso le completan una ficha con los datos de los choferes que llega, les toman los datos personales y le aclaran que cuenta con ese tiempo. Por ejemplo, si no llega a hacer la carga, debe salir nuevamente de la provincia, esperar al otro lado del control, y volver a entrar una vez que esté disponible el cargamento. Lo importante es evitar que estos choferes tengan contacto con el ciudadano tucumano», remarcó Reynoso.

El ingreso de los camiones de carga es uno de los aspectos que aflige a las autoridades provinciales. Sobre todo teniendo en cuenta el caso del chofer oriundo de Bolivia, que permanece internado en estado delicado en el Centro de Salud, luego de haber registrado síntomas de covid-19 en la comuna de Colombres, al este tucumano. El caso llevó a la administración comunal a reforzar las medidas de prevención en esa localidad.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *