“Se pueden hacer diferentes modificaciones, pero la norma es clave para luchar contra el delito”, señaló el legislador Vargas Aignasse.

“Esperamos que mañana (por hoy) se apruebe la norma. Tengo entendido que hay muchos planteos. Todo se puede discutir, pero no hay dudas de que es una herramienta que se necesita para luchar contra el delito”, aseguró el legislador Gerónimo Vargas Aignasse, autor del proyecto de la ley con que se busca frenar a los motochorros en la provincia.

El borrador de esta norma se viene discutiendo desde marzo. Se le hicieron varias modificaciones e incluso una comisión integrada por parlamentarios y funcionarios del Ministerio Público Fiscal le explicaron los alcances al gobernador Juan Manzur, quien se comprometió a promulgarla rápidamente. Supuestamente, debía ser analizada en la sesión del jueves pasado, pero se postergó el debate.

Uno de los puntos que más polémicas generó es el pedido de ordenar a las estaciones de servicio de no cargar combustibles a las personas que circulen en motos sin cascos y sin chapa patente. “No podemos ser los responsables ni los guardianes de la seguridad. Espero que la ley prospere, pero no bajo cualquier escrito”, señaló Daniel Gargiulo, presidente de la cámara que nuclea a los empresarios del sector. “Les pedimos a las autoridades que no nos pidan a nosotros que hagamos una fiscalización de vehículos. Nuestro personal no está capacitado ni tiene los elementos de defensa para repeler un ataque”, agregó.

Vargas Aignasse se mostró crítico sobre la postura del sector. “Podemos escuchar sus planteos, pero en la mayoría de las estaciones de servicios tienen locales donde venden bebidas alcohólicas y cigarrillos. Y estoy seguro de que cuando son menores o no están en los horarios permitidos no les venden y no tienen problemas”, indicó.

Diferentes posturas

Pero más allá de esta polémica, hasta en el mismo oficialismo hay diferentes posturas sobre la norma. Javier Morof, en el programa Buen Día que se emite por LG Play, dejó en claro que el oficialismo cuestionó varios de los puntos que aparecen en el proyecto. “Lo de las estaciones de servicios es inviable. Lo mismo que ponerle el chip (en realidad es una especie de GPS) porque viola la intimidad de los usuarios”, explicó.

Ricardo Bussi, referente de Fuerza Republicana en la Legislatura, anunció que acompañará la iniciativa porque es una forma de avanzar en la lucha contra el delito. “Sin embargo, propondremos algunas modificaciones. Era hora de que esta Legislatura brinde una ley dura para luchar contra el motoarrebato”, señaló.

El radical José Ricardo Ascárate coincidió con sus pares sobre la necesidad de una norma de estas características. “Para que realmente funcione, debe estar bien hecha. Por eso propond remos cambios”, concluyó.

Si son muchas las modificaciones que se proponen, el proyecto volverá a la comisión de Seguridad para que se elabore uno nuevo. Esto implicará una demora de varias semanas, si es que hay decisión política de sancionar la norma.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *