Gremialistas, empresarios y funcionarios nacionales tendrán una videollamada para buscar soluciones. Los choferes llevan un día y medio de reclamo por la mora en el cobro del aguinaldo. La medida se repite en 15 provincias, dictada por UTA nacional.

PANDEMIA SIN TRANSPORTE. Quienes viajan en transporte público debieron buscar otros medios para trasladarse por el paro de choferes de ómnibus. la gaceta / foto de antonio ferroni

Representantes gremiales, empresarios y funcionarios de los ministerios de Trabajo y de Transporte de la Nación se verán las caras hoy a las 15, por la plataforma de videoconferencias Zoom, para buscar soluciones al conflicto por la mora en el pago del salario anual complementario del primer semestre y de cifras adeudadas desde diciembre.

En la antensala, las partes confiaron en que -aunque no está descartado- será poco probable llegar a un acuerdo: en Tucumán, como en otras 15 provincias, no habrá ómnibus el fin de semana si se prorroga la medida de fuerza dictada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) nacional, conducida por Roberto Fernández.

“Continuamos con la medida de fuerza dictada por la UTA nacional hasta que se nos pague el salario anual complementario del primer semestre, es decir, el medio aguinaldo de julio. La semana que viene el martes vence además el plazo para pagar el sueldo de junio acá en la provincia, por lo que la situación podría complejizarse”, expresó César González, secretario general de UTA en la provincia. Junto al aguinaldo, los trabajadores reclaman también por el pago de la diferencia de una suba salarial pendiente sobre el aguinaldo de diciembre, que ronda los $ 3.200.

“Estuve hablando recién (por ayer) con compañeros del consejo directivo nacional de la UTA y con los secretarios generales de las provincias y la situación está complicada. El Gobierno nacional dijo al interior del país que es imposible que envíe fondos extras a lo que ya fue estipulado por resolución para remitir a las provincias. Dijeron que no hay posibilidades de reforzar las partidas”, explicó González. “Acá no recibí ningún tipo de respuestas ni de propuestas. No hubo reuniones, esperamos a ver qué pasa mañana. Si nos dicen cuándo nos pagan el aguinaldo salimos inmediatamente a trabajar. Esperamos que mañana haya una propuesta de pago”, agregó el titular del gremio en la provincia.

En algunas provincias, como Santiago del Estero, San Juan y Mendoza, donde ya pagaron lo adeudado, la medida de fuerza se levantó. La huelga nunca afectó a las firmas de la ciudad de Buenos Aires ni de la provincia de Buenos Aires, donde los empresarios del interior insisten que se destina más del 80% del total de subsidios nacionales: a los servicios del Área Metropolitana Gran Buenos Aires -AMBA, por la ciudad de Buenos Aires y una treintena de municipios que conforman el conurbano bonaerense-.

Las empresas

Los dirigentes de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), mantuvieron la postura que había expresado cuando comenzó el paro su vicepresidente, Jorge Berretta. “Necesitamos ayuda extraordinaria de Nación porque no podemos sustentar el servicio, que fue declarado esencial por la pandemia y que ahora padecemos de una caída en la recaudación del 70% en sus ingresos. Estamos excluidos del programa ATP -por el que Anses abona hasta el 50% del salario de los trabajadores-, que insistimos en solicitarlo porque podría ser una de las grandes soluciones para el sector”, había expresado el dirigente empresario.

El vicepresidente de la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (Fatap, que nuclea a las cámaras de las provincias, como Aetat), puso el foco en la inequidad con la que Nación reparte los subsidios para el sector. “Recibimos $ 1.600 millones mensuales para las firmas del interior, que trabajan con 13.000 coches y 40.000 trabajadores. Esos fondos, sumados a los aportes de cada provincia no alcanzan para llegar ni al 70% del pago salarial. El AMBA recibe $ 9.300 millones por mes; debe haber un equilibrio en todo el país”, explicó en una nota al medio cordobés Cadena 3. Expresó que solicitaron al Ministerio de Producción acceder al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo (ATP) pero que no hubo respuestas.

A su paso por Tucumán, hace tres semanas, Mario Meoni, ministro de Transporte de la Nación, había rechazado el pedido: “hay empresas a las que los subsidios equivalen a más del 50% de los fondos del total de ingresos, no pueden acceder a esa ayuda”, había respondido el funcionario nacional, que prometió hacer equitativo el reparto de subsidios a partir de enero de 2021, con un nuevo esquema.

Debate legislativo

Un grupo de legisladores de la oposición en la Cámara insistieron en la necesidad de debatir un proyecto presentado en mayo para auxiliar al sector.

Los legisladores Walter Berarducci, Raúl Albarracín y Raúl Pellegrini habían presentado una iniciativa para crear un “Fondo Integral del Transporte Público de Pasajeros”. Se propone crear un fideicomiso administrativo “para asegurar el pago de la planilla salarial de los empleados, insumos, mantenimiento y amortización de unidades”.

Los fondos del fideicomiso propuesto serán “los subsidios otorgados por la Nación, por la Provincia y la recaudación obtenida por las empresas prestatarias de los servicios de transporte público por la venta de pasajes, administrados por el sistema de tarjeta magnética o de contacto, por los plásticos Ciudadana y Metropolitana”.

Los beneficiarios del fideicomiso, de acuerdo al proyecto, serán “los usuarios del servicio del transporte público, empleados de las firmas prestatarias del servicio mediante colectivos agremiados en UTA”.

El conflicto, en tres píldoras

1- Los trabajadores del transporte público llevan una semana sin respuestas por el pago del medio aguinaldo del primer semestre

2- Las firmas de las provincias culpan a la caída del 70% en la recaudación, y a la distribución inequitativa de subsidios nacionales

3- Hoy, a partir de las 15, habrá una teleconferencia entre las partes para buscar una solución. Sin acuerdo, seguirá el paro

Fuente: La Gaceta – Autor: Martín Dzienczarski

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *