Personas que debían cobrar el beneficio denuncian que otros cobraron en su nombre.

Esta semana, sobre todo, las estafas telefónicas se multiplicaron en la provincia. Puntualmente las de personas que se hacen pasar por empleados de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) y ofrecen a la víctima cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). 

La metodología se repite en todos los casos. Llaman de un número desconocido o con otro código de área a celulares o teléfonos fijos y consultan si quieren cobrar el beneficio de $10.000 que ofrece el Estado. A algunos les dicen su nombre, a otros les consultan cuando los llaman. 

El objetivo es sacar información personal o datos como claves, para obtener así el acceso a las cuentas y extraer el dinero. En este caso se trata del IFE pero en algunas comunicaciones, los delincuentes telefónicos aprovechan para conocer si alguien de la casa cobra jubilación, pensión o algún otro tipo de beneficio. 

«Yo soy beneficiaria del IFE. Me acaban de llamar supuestamante de Anses por el bono de emergencia. Al decirme por qué me llamaba le corté porque la Anses no llama por teléfono y menos los sábados. No me volvieron a llamar y así confirmé que se trataba de una estafa», dijo Estrella y compartió el audio de la llamada. 

Otro de los objetivos apuntados por los delincuentes también logró registrar la llamada: «ocurrió hoy a la mañana. Logramos grabar el método de estafa que quieren realizar sobre jubilados, pensionados y cualquier trabajador distraído». 

Desde la Anses y desde las propias entidades bancarias repitieron reiteradas veces que ningún agente toma datos personales por teléfono, por mensajes ni por mail. Por lo tanto, no hay posibilidad alguna de que las llamadas de este tipo sean verídicas. Siempre que pidan datos personales, sea del organismo que sea, se trata de una llamada falsa. 

Percepción errónea

Las víctimas advirtieron sobre otro tipo de estafa o error sistémico: que el beneficio ya fue cobrado por otra persona, pero con sus datos. «El 19 de mayo me tocaba cobrar el bono en el banco Patagonia. Anses me mandó el código de pago, la fecha y el lugar de cobro, pero cuando fui a extraer el dinero me salió ‘datos incorrectos'», contó Pamela González.

Según Zelaya el trámite correspondiente para percibir el beneficio lo hizo ella misma, por lo que se pregunta cómo la persona que lo cobró tomó sus datos. «Somos un montón de personas en la misma situación. Queremos una solución, nos robaron», agregó y mencionó que integra un grupo de Whatsapp en el que hay al menos otras 100 personas en su misma condición. 

Zelaya se enteró que alguien había cobrado por ella luego de llamar varias veces a su banco. Allí le informaron el lugar y la fecha de cobro: la extracción había sido el mismo día que le tocaba a ella, a las 7.15, en un cajero del Banco Macro en Yerba Buena.  

Melina es otra de las víctimas. Decidió resguardar su apellido porque «ya no confía en nadie». Ella debía cobrar el IFE el 18 de mayo pero cuando fue al cajero no pudo extraer el dinero. ¿Por qué? Semanas más tarde le dijeron que alguien había cobrado el beneficio con sus datos, ese día a las 4, pero en otra ciudad. 

«Cuando entramos a sacar el código le habían cambiado la clave social, es por eso que nos preocupa cómo se filtran los datos porque se necesita el número de trámite del DNI», dijo la tía de la víctima, quien realizó el trámite. 

«Somos un grupo de personas que fuimos aceptados para cobrar el IFE (todos estamos en situación de vulnerabilidad). Elegimos de canal de cobro a Banelco, pero el día de percepción el cajero nos emitió el mensaje ‘los datos ingresados no son correctos’. Cada uno se comunicó con su banco designado y nos informaron que nuestro dinero fue extraído (todos tienen el rango de la madrugada como coincidente) en cajeros de otros departamentos de Tucumán y en algunos casos, en otras provincias inclusive», contó uno de los administradores del grupo de Whatsapp de los afectados.

La palabra de la Anses

El titular de la Anses a nivel provincial, Jesús Salim, negó que haya habido filtración de datos. «Al desconocer el sistema, muchas personas pidieron a conocidos o a personas que se ofrecieron para ello, que los inscriban y algunos ahora son víctimas de esa estafa», explicó. 

Salim recomendó a las personas que se inscribieron de esa forma, entrar al sitio web oficial y cambiar sus datos de cobro para poder percibir el beneficio el próximo mes: «pueden corroborar por la web si el IFE fue cobrado, saber dónde y cambiar los datos para reclamarlo el próximo mes y que no se los vuelvan a robar. Pero no hay forma de reclamar lo que ya fue cobrado, aunque haya sido por otra persona». 

Fuente: La Gaceta – Autor Camila Canceller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *